29 noviembre 1:49:33

Unos minutos antes de las 8 de la mañana, me despierto sin necesidad de ayuda de despertador. Quizás los nervios de la carrera hace que me levante antes de tiempo minetras todos duermen. Me pego una ducha, desayuno con un buen zumo de naranjas ecológicas que nos trajo la casera del apartamento y a las 9:20 salgo hacia la línea de salida con un pequeño trote, ya que los 7 grados que tenemos a esta hora calan sobre la piel y el cuerpo. Decido no utilizar el guardarropa y salgo vestido de faena con camiseta térmica de tirantas.

Llego con bastante tiempo de antelación que me permite un buen calentamiento y estiramientos y disfrutar del ambiente. Me coloco en el cajón de   salida a falta de 15min y allí espero pacientemente. Ya pienso que fue un error no entrar en otros cajones más adelantados.

Se da el pistoletazo de salida y tardo bastante en cruzar línea de salida, demasiada gente los primeros kilómetros que llegan incluso a estorbar hasta el 5 más o menos que empiezan a definirse los ritmos de cada uno. Me uno a unos y otros y consigo llevar buen ritmo, superior incluso del previsto para la marca objetivo. Así caen los km en torno a 5/5:10min/km y con el temor de que pueda “pinchar” en cualquier momento pues la última semana fue bastante estresante en el trabajo. Hasta el km 17… Ahí tengo que parar al menos 1 minuto para respirar y coger aire… Me asaltan ya todas las dudas…. Pero continuo la marcha temeroso y poco a poco vuelvo a coger ritmo (algo más prudente, eso sí). Así hasta que enfilamos el puente de San Rafael pensando ya que esto está hecho y por debajo de la marca objetivo de 1:50. Aprieto al entrar al puente romano, deseando ver a mi familia animándome en cualquier momento, pero no es posible hasta llegar finalmente a cruzar la meta en 1:49:33.

Una media maratón muy recomendable.