Una nueva edición del triatlón RCNA en la que tengo la oportunidad y fortuna de volver a participar aprovechando mi periodo vacacional del mes de agosto. Una rapidísima competición en la que este año vuelve a desarrollarse por toda la avenida hasta el Castillo de San José en el segmento de la bicicleta después de las obras que obligó en la edición de 2015 a cambiar el recorrido por uno alternativo. Particularmente me gusta más este recorrido.

El tiempo final de la prueba fue de 1h 15min 57seg (750/20/5), alcanzando el puesto 22 de mi categoría Vet.1, 139 de la general absoluta y mejorando respecto al año 2014 (si lo comparamos con el mismo recorrido) en casi 10min. Hay que decir que el primero la acabó en 56min.

Aunque la prueba estaba prevista para las 12 de la mañana según la charla técnica que asistí en la tarde del día anterior en la recogida del dorsal y bolsa del corredor, ésta se retrasó algo, haciendo que el segmento de la carrera se desarrollase ya con bastante calor.

Mientras espero el inicio de la prueba, puedo disfrutar con mi familia de unos buenos momentos en la piscina del Club Náutico y calentar en el acceso directo que tiene al mar que es justo donde se tomará la salida de la prueba.


La salida se realiza desde el agua y el segmento de natación (750m) se vuelve a dar bastante bien, con un agua en calma y sin corriente, procuro coger una cómoda posición para evitar choques, codazos y patadas, consiguiendo hacer un conveniente “drafting” tras un nadador que va a un ritmo muy parejo al deseado por mi en la mayor parte del recorrido, mientras en los pasos por las boyas se producen los mayores golpes y toques volviendo a la “normalidad” tras estos pasos hasta el final. Consigo completar este segmento en 12min 50seg.

Inicio la transición hacia la bicicleta sin complicaciones, consiguiendo también “buenas ruedas” desde el inicio aunque sin llegar a formar un grupo muy numeroso pero dando algún que otro relevo mientras alcanzamos y sobrepasamos a más participantes e hidratándome convenientemente. Las 3 vueltas al circuito transcurren a buen ritmo y salvo la parte más complicada para mí que es la zona del Puerto de los Mármoles por el mal estado del asfalto y donde más precauciones debo tomar para cuidar la mecánica o alguna caída inoportuna. Finalizo los 20km en 40min y 42seg (incluida la transición).

Iniciamos por tanto el segmento de carrera, 5km (aunque el gps me marca bastante menos), ya con un calor más acusado y con unas pulsaciones que llegan fácilmente ya a las 170, por lo que tras un primer kilómetro más rápido por debajo de los 5min/km, decido regular fuerzas sabiendo que seguramente las necesitaré para la segunda vuelta y efectivamente así sucede, pues tras completar el primer giro y encarar de nuevo la avenida tengo que tirar de un gel que llevaba de reserva por si acaso flaqueaban las piernas. El calor, a pesar de la visera que llevo y las gafas de sol, me fatiga bastante y el pensar que no tengo ningún avituallamiento de agua hasta el final me empieza a agobiar. Así completo los km restantes en torno a 5:15, excepto el último que vuelvo a bajar para finalizar esta parte en algo menos de 23min y logrando entrar en meta con mi hijo Álvaro en menos de 1h16min con enorme satisfacción.

Ya en la zona de meta me espera el resto de la familia para celebrar la ocasión y acabar con un buen almuerzo en un italiano de la capital.