corrida

22 de enero de 2.017

Finalmente, animado por los compañeros de la Serie B, decidí participar en esta carrera popular y gratuita en Elvas (Portugal) en su 25ª edición como parte de la preparación de la Media de Sevilla de la próxima semana.

Una carrera relativamente corta y realmente bonita (oficialmente 7,5km aunque el reloj me marcó finalmente 7,8km) pero exigente, pues tiene un desnivel acumulado relativamente importante para las carreras populares en las que participo que son prácticamente llanas.

Llegamos al Estadio de Atletismo de Elvas con tiempo suficiente como para recoger los dorsales, cambiarnos y hacer el recorrido hacia la salida  al trote como calentamiento previo.

La carrera parte de la cima de uno de los cerros que rodean Elvas, a 332 metros de altura y se accede por una pista de tierra justo enfrente del desvío hacia la subida del Fuerte de Gracia y toma el nombre de las Linhas de Elvas pues se conmemora una de las famosas batallas entre portugueses y españoles en la guerra de restauración portuguesa en la que un 14 de enero de 1.659 el ejercito español, formado por unos 18.000 hombres, resultaron derrotados por un valiente e inferior ejercito portugués, huyendo en retirada hacia Badajoz con numerosas pérdidas librando así a Elvas del asedio español.

En dicho lugar se haya un monumento que recuerda la famosa batalla y es donde nos concentramos todos los corredores para comenzar la carrera.

Tomamos la salida a la hora prevista e iniciamos el rápido descenso por el camino hasta el cruce con la carretera y posteriormente seguimos dirección al acueducto de Elvas; 2 km iniciales que evidentemente por el fuerte descenso salen a 4:23 y 4:29 min/km antes de encarar el ascenso al acueducto, primera de las subidas del recorrido que me sale a 5:15. Es una carrera en la que hay que dosificar y regular bien los esfuerzos, pues con tantas subidas y bajadas es fácil “desfondarse” y perder una buena minutada al final.

Tras pasar por el acueducto nos dirigimos hacia el restaurante El Cristo en el que el adoquín resulta incómodo para mantener el ritmo constante; posteriormente giramos a la izquierda y subimos hacia de nuevo la famosa rotonda del bombero con continuos sube/baja.

Ya en la última subida consigo pasar a Antonio Cuenca, el compañero seriebero, al que no fui capaz de dar alcance a pesar de tenerlo en todo momento a la vista y que invito a que sigamos juntos, pero llegó muy justo ya de fuerzas.

Finalmente, la entrada y vuelta a la pista de atletismo la hago a tope, disfrutando del momento y sensaciones para intentar lograr una buena marca, acabando finalmente en 37min y 28seg a 4:46 min/km de media.

Captura de pantalla 2017-01-30 a las 20.18.19.png